Ekomuro H2O+ es un sistema de recolección de agua de lluvia elaborado modularmente reutilizando 54 botellas PET de 3 o 2.5 litros, que interconectados entre sí, conforman un depósito de agua tipo vertical, compacto y resistente a las presiones del líquido, ocupando un mínimo de espacio y orientado a satisfacer las necesidades de ahorro de agua en una vivienda urbana.

Estudiantes de la Universidad Nacional Cheng Kung (NCKU) de Taiwán han creado Aquair, un aparato portátil cosechador de niebla que extrae el agua potable del aire. Está diseñado para su uso en áreas montañosas remotas en latitudes tropicales, puede ser montado fácilmente con la ayuda de materiales locales, con el objetivo para el futuro de que sea un proyecto de código abierto.

Drops Roof, iniciática de la arquitecta española Elisabet González se basa en un conjunto de placas captadoras de agua que trabaja las 24 horas del día, de forma pasiva, y cubre totalmente la demanda de agua de la vivienda tanto para uso doméstico como para beber”, explica.

Un sistema de cultivo vertical patentado por AeroFarms, que permite cultivar sin tierra y con un 95% menos de agua que la necesaria para la producción tradicional, acaba de cerrar una ronda de inversión de US$ 40 millones.

Las cosechadoras Desert Twins, de la compañía danesa SunGlacier, pueden recolectar agua de lugares calurosos y secos como el desierto del Sahara. Se trata de dos pozos de agua artificial que reproducen un proceso de condensación para generar y recolectar agua. Los dispositivos comprenden una unidad que extrae energía de los paneles solares, mientras que el “water maker” emplea esa energía para enfriar una placa metálica.

Para algunos profesionales, reunidos hace poco en el foro Hacia una arquitectura industrializada, llevada a cabo en Espacio Iconno de Madrid, construir viviendas en serie, como si se tratara de barcos o automóviles es una tendencia que busca encuentro entre el mundo industrial avanzado y el diseño.