El Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS) y la Agencia de Cooperación Alemana (GIZ) firmaron un convenio por € 13.3 millones, para mejorar el acceso de la población a los servicios de agua potable y saneamiento en el país, a nivel urbano y rural.

El Segundo Juzgado Penal Unipersonal de Barranca condenó, en primera instancia, a cuatro ex regidores de la Municipalidad de Supe (provincia de Barranca) por ser coautores de los delitos de usurpación de funciones y abuso de autoridad en agravio de la Superintendencia Nacional de Servicios de Saneamiento (Sunass).

El Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS), a través del Programa Nacional de Saneamiento Rural (PNSR), culminó un total de 264 proyectos de agua potable y saneamiento rural en todo el país, con una inversión total de S/ 1,136 millones, para beneficio de 124,607 personas en diferentes puntos del país.

El Ministerio de Agricultura y Riego (Minagri) informó que a lo largo del 2019 ha invertido más de S/ 43 millones para la instalación y mejoramiento de sistemas de riego en las regiones de Ayacucho, Cajamarca, Junín, Huancavelica, Piura, Huánuco y Áncash, con el objetivo de incrementar la producción de cultivos.

A la fecha, cerca de 3.4 millones de peruanos no cuentan con acceso a agua potable, mientras que 8.3 millones carecen de servicio de alcantarillado, según datos del Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS). De acuerdo al Plan Nacional de Inversiones, la meta es lograr una cobertura universal de agua y saneamiento para el año 2021, lo cual requiere una inversión que supera los S/ 49,000 millones. A menos de dos años de cumplirse el plazo fijado, hacemos un repaso de los proyectos en marcha y los que están próximos a ejecutarse.

El presidente del Comité de Plásticos de la Sociedad Nacional de Industrias (SNI), Jesús Salazar Nishi, señala que existen espacios para desarrollar tecnologías más sostenibles, las cuales evitarían que material contaminante termine en botaderos, mares o ríos. Además, resalta la importancia de generar una cultura de reciclaje formal conectada con la industria, para lo cual asegura que es necesario contar con incentivos por parte del Estado.