El estudio de arquitectura alemán Raumspielkunst, con sede en Stuttgart, ha dado un primer paso hacia lo que han denominado “una nueva generación de estaciones de servicio”, con el diseño de una gasolinera sostenible en la ciudad de Rancagua, Chile, en un nodo en el que se cruzan una vía industrial (Panamericana) y una turística (H-35).

 

El proyecto se denomina The Cloud (La nube) debido a su particular forma. Su cubierta de textil blanco traslúcido genera una sombra difusa, y su función es captar energía solar a través de células fotovoltaicas, mientras conduce el agua de lluvia a través de sus pilares de acero pulido hacia una cisterna de almacenamiento, que permite su reutilización.

Gracias a la energía eólica que también posee, se modifica la presión interna de la estructura neumática, haciendo girar las turbinas incorporadas a los pilares. Con esta energía se logra el mantenimiento de la estructura y de las tiendas circundantes. Así, la estación de gasolina logra independizarse de la energía eléctrica.