Comunal Grau: Respetando la quinta de Barranco

Bajo la premisa de transformar la manera de trabajar, Comunal Coworking acaba de inaugurar espacios en el nuevo edificio Grau, ubicado en el distrito de Barranco. Actualmente, han acondicionado dos pisos, donde los detalles en las oficinas y sus diversas áreas combinan funcionalidad y comunidad respetando el concepto de quinta.

El lugar de trabajo debe inspirarte y contribuir a tu productividad nos dice el equipo de Producto de Comunal, que se encarga de cada proyecto y que está integrado por arquitectos, diseñadores de interiores, ingenieros industriales hasta comunicadores.

Comunal Grau tomó tres variables para encontrar el concepto: El barrio (ubicación), la arquitectura del edificio y el público al que iba dirigido. Coinciden en que se respetó mucho la naturaleza de cada variable logrando el concepto de “La Quinta de Barranco”.

 

La gerente de Producto, Cristina Belaunde, el gerente de Proyecto, Tooru Ychikawa y el jefe de Arquitectura, Paulo Miñan nos comentan que para Comunal Grau se tomaron tres variables para encontrar el concepto: El barrio (ubicación), la arquitectura del edificio y el público al que iba dirigido. Coinciden en que se respetó mucho la naturaleza de cada variable logrando el concepto de “La Quinta de Barranco”.

LAS VARIABLES

“Al recorrer Barranco nos dimos cuenta de la presencia de varias quintas. Algunos detalles que recogimos de estas quintas fueron los contrastes entre cada casa. En Comunal Grau, ves los contrastes entre los colores utilizados (gama de pasteles y verdes), entre los materiales (madera natural y pintura), el mobiliario (texturas/colores), viniles y revestimiento (respetando revestimientos barranquinos)”, informan.

“Cada quinta tenía un área común donde todos se juntaban (plaza/pasadizo). Este edificio tiene una escalera escultórica, el patio y la cafetería donde los clientes se encuentran. Hay uso de fierro forjado, mosaicos, vegetación. Tenemos fierro forjado en las estructuras de la cafetería, los mosaicos determinaron el diseño de los viniles en salas de reunión, al igual que la vegetación”, detallan.

Los proyectistas indican que en Comunal Grau resaltan el contraste entre los colores utilizados (gama de pasteles y verdes), entre los materiales (madera natural y pintura), el mobiliario (texturas/colores), viniles y revestimiento.

 

En cuanto a la arquitectura del edificio, donde han intervenido dos pisos, comentan que da la sensación de campus, donde todo tiene movimiento, donde te encuentras y puedes interactuar, “pero con esa nostalgia linda de barranco (mosaicos en piso, tonos claros, etc)”, indican.

Todo tiene relación con el público que ocupan los espacios. “Sabíamos que iba a haber una gran presencia de Innovación, Tecnología, Branding y Diseño. Así que buscamos que los interiores de las oficinas sean funcionales con estos rubros”, puntualizan.

Así, en Comunal Grau se puede encontrar una amplia recepción, una cafetería de 200 m2, con un cartel que juega con el doble sentido “Stay Hungry”; salas de reuniones totalmente distintas, reading boxes o cabinas de teléfono. En total, Comunal Grau ha intervenido 1,600 m2. En las áreas comunes hay detalles, piezas y productos de artistas peruanos. Entre ellos destacan los trabajos de Origen Peregrino, Jumping Lomo, Rafael Lanfranco, Hermanos Magia y Valentino Sibadon.

Publicado en revista Proyecta Ed. 45.