Campamentos mineros, un mundo de posibilidades

Dependiendo de la zona geográfica, el tipo de clima, entre otros factores, una empresa puede optar por diversos tipos de materiales para la instalación de campamentos mineros. Una de las posibilidades es el uso de contenedores marítimos modificados, gracias a su resistencia, movilidad y bajo costo de mantenimiento.

Los contenedores marinos, que se configuran como una opción inmediata, resultan adecuados para la instalación de oficinas, almacenes, dormitorios, comedores, viviendas y servicios higiénicos.

Por otro lado, está la opción de paneles metálicos prefabricados aislantes, fabricados en base a poliestireno o poliuretano, que pueden utilizarse como paredes o coberturas. Gracias a los materiales que lo componen, esta alternativa funciona para proporcionar una mayor resistencia en climas extremos.

Los paneles de poliestireno resultan muy útiles como sistemas autosoportantes, gracias a su capacidad estructural. Están conformados por un núcleo aislante expandido de revestimientos metálicos en chapa de acero lisa o perfilada. Esta opción cumple especialmente funciones de aislamiento térmico.

El poliuretano, por su parte, está compuesto por caras de lámina de acero con un núcleo de alta densidad. Este tipo de paneles, recomendado para techos y paredes, ayuda a evitar grandes desperdicios en la construcción, además de proporcionar aislamiento térmico y características fonoabsorbentes.

Existen diversas opciones adicionales, como las ventanas de aluminio, un material ligero que se adapta a los cambios climatológicos, o los sistemas de formaletas de polímetro patentado de  PVC. También se puede optar por las estructuras metálicas con arco tensionado, cubiertas con un tejido de fibra de vidrio recubierto por PVC, entre otros.