CALAMINON y sus oportunidades de expansión

“Al Perú lo vemos como un núcleo de expansión importante, como un headquarter hacia los mercados de Colombia y Ecuador. Es un país que nos da estabilidad y seguridad para seguir invirtiendo pues tiene potencial de crecimiento y consumo”, expresa el gerente general de CALAMINON, Laureano López.

Por ello, la empresa chilena CINTAC, unidad del Grupo CAP, principal productor siderúrgico en Chile y el más importante procesador de acero de ese país, adquirió el 70% de las acciones de la peruana CALAMINON, productora de materiales de acero para la construcción y principal referente de soluciones constructivas modulares. Esta operación, sin lugar a dudas, abre posibilidades de expansión y crecimiento regional, así como la consolidación en los sectores de construcción y minería.

Laureano López asegura que desde algún tiempo estuvieron buscando oportunidades de inversión en el Perú. Es así que establecieron vínculos con la familia Goytizolo. “Con ellos iniciamos conversaciones y nos dimos cuenta que habían puntos en común. Con la adquisición, estamos convirtiendo la empresa en una de mirada más global y de crecimiento. CALAMINON tiene más de 50 años en el mercado, tiene una marca, un nombre, un prestigio. Con nuestra gestión, queremos darle un mayor realce, que siga creciendo y aumente su rentabilidad”, señala el ejecutivo, al tiempo de añadir que la operación estuvo valorada en más de US$ 40 millones.

¿Cuáles son los objetivos? Lo fundamental es convertirse en una empresa líder en el mercado de la construcción modular. “Eso nos lleva a avanzar en ámbitos de la construcción, no solamente para satisfacer la demanda de las entidades estatales -que principalmente atendía CALAMINON- sino la de otros mercados, como la minería”, advierte.

SISTEMAS CONSTRUCTIVOS MODULARES: MENORES TIEMPOS

Los sistemas constructivos modulares de CALAMINON ofrecen grandes ventajas para los clientes. Es posible construir una vivienda u otro tipo de edificación en menor tiempo, con un nivel de precisión mucho mayor a que si se realiza con ladrillos.

En definitiva, los tiempos de construcción son menores y eso tiene un impacto económico. En palabras de Laureano López, los ahorros en costos se orientan principalmente a la reducción de tiempo de edificación y puesta en obra. “Construir con una edificación modular, si bien tiene ahorros respecto a una construcción clásica, tienen que ver con los tiempos de la puesta en servicio del bien. Es decir, podemos fabricar, entregar e instalar 500 módulos mensuales. Hacer esas mismas viviendas, en albañilería, es casi imposible. En definitiva, yo diría que el tema del ahorro va, en principio, por la puesta en servicio, y el menor tiempo que tiene la ejecución de la obra. Otra ventaja es la portabilidad del bien, pues puede llevarse a distintos lugares. Es decir, los fabricas en Lima y puedes enviarlos a cualquier parte del Perú y el mundo. En cambio, una obra húmeda tiene que ejecutarse en destino.

Otra ventaja destacada de estos sistemas constructivos modulares es su resistencia al entorno, principalmente a los movimientos telúricos. Al ser construcciones livianas, el sismo no les afecta tanto. Para llegar a eso, es preciso realizar todo el diseño estructural en base a la normativa vigente, con pruebas de sismo, viento y otras sobrecargas.

“Y el comportamiento es muchísimo mejor, porque tiene menos carga sísmica. Con estos sistemas modulares puedes construir viviendas, aulas, hospitales, oficinas, cualquier tipo de edificación”, señala.

PANELES TERMOAISLANTES

Los paneles termoaislantes son soluciones que consisten en cerramientos de techo y pared. Se aplican en viviendas y edificaciones comerciales, industriales, de salud, logística, educación, entre otros. Entre sus principales características  destaca que poseen un buen aislamiento térmico y acústico, así como resistencia estructural y rápida instalación.

“Entregamos un aislamiento térmico que ofrece confort de habitabilidad superior. También genera ahorro. Por ejemplo, un espacio bien confinado te mantiene por más tiempo la temperatura ideal, a diferencia de un espacio de ladrillo u hormigón”, indica Laureano López.

Una de las líneas que CALAMINON ofrece es la de paneles con poliuretano. El poliuretano es una mezcla de químicos que se expande a una determinada temperatura, y está conformado por dos chapas de acero, preferentemente. Dentro se confina una espuma de poliuretano que permite obtener un panel de ciertas características de resistencia térmica y al fuego. 

SOBRE CALAMINON

Empresa líder en el mercado de coberturas y cerramientos metálicos. Desde 1966 brinda soluciones constructivas a los sectores público y privado. Más de cincuenta años de innovación constante convierten a CALAMINON en un referente de calidad, siendo la mejor opción para trabajar a la medida de las necesidades de nuestros clientes.

En setiembre del 2018, CALAMINON inauguró su moderna planta industrial en Lurín que cuenta con 120 mil metros cuadrados. Aquí operan cuatro líneas de producción: Paneles de inyección de Poliuretano (PUR) y Poliisocianurato (PIR), Paneles de inyección de Poliestireno Expandido (EPS), Perfiles Estructurales, Coberturas y Cerramientos metálicos; materiales que, en conjunto, permiten el diseño de Sistemas

Constructivos Modulares para vivienda, aulas, campamentos, plantas industriales y almacenes.