Sector 62: Consolidando un nuevo polo industrial

El desarrollo inmobiliario residencial en la zona urbana de Lima ha propiciado la generación de nuevos “hubs” industriales de grandes áreas y acondicionados para el funcionamiento de grandes plantas y operadores logísticos. Uno de ellos es el distrito de Chilca (Cañete), donde se está desarrollando un parque industrial que busca albergar a unas 100 fábricas en un área de 212.3 hectáreas, ofreciendo facilidades de ingreso, zona comercial, iluminación LED, máxima seguridad, entre otros beneficios.

Sector 62 es considerado por sus desarrolladores como el primer parque de categoría mundial del país. Está ubicado con frente y acceso directo al Km 62 de la Panamericana Sur, a menos de una hora de Lima, una hora y media del puerto del Callao y a dos horas y media del puerto de Pisco, que empieza a tomar importancia a raíz del funcionamiento del nuevo aeropuerto de esa ciudad.

Entre sus características, resaltan su seguridad y control de accesos, protección perimetral y vigilancia permanente; sistemas de agua potable y desagüe con conexiones domiciliarias, vías asfaltadas con veredas pavimentadas, red de alumbrado público con iluminación LED, cercanía a 2 km del ducto de Gas Natural y múltiples áreas verdes.

MODELAMIENTO BIM

El proyecto resalta por ser desarrollado empleando el modelado de información para la construcción (BIM, por sus siglas en inglés), que consiste en integrar de forma digital todo el proceso de ingeniería utilizando software dinámico en 3D, con lo que se logra evitar pérdidas de tiempo y de recursos durante la fase constructiva.

El diseño de Sector 62 estuvo a cargo de Sala Arquitectos. Según el gerente del estudio, el arquitecto Luis Sala Bacigalupo, los trazos en planos se hacían de forma independiente por cada rubro, como agua, telecomunicaciones y energía; trabajando en dos dimensiones. Ello generaba complicaciones al momento de compatibilizar los planos, por lo que se implementó el modelamiento BIM en 3D. Así se evitaron errores y replanteos, logrando ahorrar hasta un 15% de recursos en la ejecución de la obra.

En base a ello, el arquitecto indica que se ha podido trabajar en un parque industrial ecoeficiente desde su planteamiento, con características acordes a las normas nacionales y recomendaciones internacionales. Por otro lado, señala que se emplearon materiales y equipos seleccionados bajo criterios que se aplican en países del primer mundo.

EXPANSIÓN INDUSTRIAL

La ciudad de Lima ha crecido de tal forma que los terrenos donde se ubican las grandes empresas industriales han sido circundados por viviendas. Es así que en zonas como las avenidas Colonial y Argentina empiezan a ser incompatibles para las plantas y fábricas, las cuales han empezado a migrar, indica la vocera del proyecto, Gisela Flores.

“La industria busca tener terrenos adecuados en cuanto a ubicación, que les permita conectividad, fácil acceso, vías de comunicación cercanas a puertos y aeropuertos, y áreas que tengan zonificación adecuada”, explica.

SECTOR 62 

Flores explica que Sector 62 nace de la idea de brindar facilidades a las empresas que quieran migrar de zonas inadecuadas que les impiden seguir creciendo, hacia un nuevo polo de desarrollo industrial como Chilca, en un terreno eficiente, de altos estándares, completamente saneado, con geografía plana y con facilidades de recursos.

Por otro lado, señala que una industria debe desembolsar más de US$ 1,000 por m2 en una planta en la zona urbana de Lima, mientras que en Chilca puede tener el mismo terreno completamente saneado al 10% de ese valor.

El parque industrial brinda facilidades de acceso a los vehículos de carga pesada. Además del acceso directo por la Panamericana Sur en el Km 62, es posible hacer intercambios viales en el Km 57 a través del Puente Pucusana y en el Km 64 por el Puente Chilca, para poder ingresar por accesos secundarios.

“Dentro de este nuevo hub industrial que es Chilca, hay grandes centrales instaladas como es el caso de las termoeléctricas. Es un distrito energético y eso es algo que busca el industrial. Desde aquí se produce y se abastece el 45% de la demanda nacional de energía eléctrica”, describe la vocera del proyecto.

Ubicación y pórtico de ingreso principal de Sector 62. El diseño estuvo a cargo de Sala Arquitectos. Esta ubicado con frente y acceso directo al km 62 de la Panamericana Sur.

 

CARACTERÍSTICAS

Indica que los terrenos serán entregados con infraestructura y servicios adecuados para el inicio de obras, con accesos asfaltados, así como veredas pavimentadas y señalizadas. Los sistemas de agua potable y desagüe cuentan con conexiones domiciliarias, y son abastecidos por pozos con 250 litros por segundo de rendimiento. Toda la red de alumbrado público del parque cuenta con iluminación LED, lo que conlleva a un ahorro de costos.
En el pórtico de ingreso destaca un tótem de 25 m diseñado por el arquitecto José Orrego, que incluirá los logotipos de las marcas cuyas plantas estén instaladas en el complejo, y será visible desde la Panamericana Sur.

Por otro lado, se cuenta con acceso a la red de energía eléctrica en media tensión, así como amplias áreas verdes dentro de un terreno explanado. Para el tema de la seguridad, Gisela Flores asegura que se contará con control de accesos, proyección perimetral y vigilancia permanente durante todo el año.

En el caso de las vías internas del parque también se ofrecen facilidades, indica la vocera del proyecto, ya que son muy cómodas. “Todas las vías principales son de 30 m de ancho con doble carril, y en las bermas laterales tenemos empotradas todas las ducterías de paso para los servicios de comunicaciones, agua, desagüe e iluminación. Todas las conexiones son subterráneas, por lo que no tenemos ningún cable aéreo”, explica.

ADMINISTRACIÓN

El complejo ha sido concebido como un régimen de “Condominio Industrial”, por lo que va a estar regido por un reglamento interno que vele y articule el correcto desenvolvimiento de las industrias que se instalen. Va a estar liderado en un primer momento por un representante de Inmobiliaria Salónica, promotora del proyecto, pero a medida que se incorporen más empresas se establecerá una junta de propietarios.

La gerencia de proyectos ha sido otorgada a Smith Chávez & Tafur Ingenieros, que se está encargando de enviar los expedientes técnicos de integración de las ingenierías. En paralelo, se realizó un concurso de contratistas, mediante el que se seleccionó a una constructora que se encarga de la supervisión de las obras.

Según el plano de lotes, el proyecto contará con tres etapas. La primera abarca 59 hectáreas y se encuentra en fase constructiva y de preventa desde finales del año pasado. Gisela Flores afirma que esta parte estará operativa a mitad de año, pero que gracias a su habilitación urbana con construcción simultánea, algunos de los clientes que han adquirido lotes ya pueden iniciar el diseño e implementación de sus plantas.

Refiere que ya hay lotes reservados para la segunda etapa, por parte de empresas que requieren espacios más amplios. “Hemos tenido mucha demanda de lotes de 5 mil metros cuadrados. Pero también hay empresas que necesitan 10, 20 y 30 hectáreas. Se instalarán empresas textiles, de fabricación manufacturera, alimentos, comercialización de máquinas, entre otros”, detalla.

ÁREA COMERCIAL 

Se ha previsto un área comercial de 10 hectáreas dentro del complejo, que será desarrollada por etapas entre los años 2016 y 2018, y que estará habilitada hasta para 150 locatarios. En esta zona se instalarán servicios complementarios como centro bancario, farmacias, restaurantes, hoteles, oficinas, tiendas de retail, terminal de buses y servicios gubernamentales, a fin de brindar comodidades a las empresas del lugar y los alrededores.

Esta zona, que contribuye al concepto de “ciudad satélite” del parque, se va a desarrollar del ingreso hacia el lado izquierdo, y va a ser el soporte del sector 2 y todas las industrias de esa zona, y también para quienes transiten por la Panamericana Sur y requieran de algún servicio. De esa manera, se busca contribuir al desarrollo económico y productivo de Chilca.

 

Más en revista Proyecta Ed. 37.