Casa prefabricada carbono positivo

La compañía australiana de arquitectura ArchiBlox, especialista en estructuras modulares, presentó hace algunos meses un nuevo prototipo al que describe como la primera casa carbono positivo del mundo, dada su capacidad para producir más energía de la que usa. Con esta propuesta, se busca contribuir al cuidado del medio ambiente mediante el uso de nuevas tecnologías.

El primer módulo de este tipo fue instalado en el City Square de la ciudad de Melbourne (Australia). Según ArchiBlox, la idea detrás del proyecto es abordar los crecientes niveles de emisiones de carbono y energía incorporada que se producen durante la construcción de una vivienda estándar.

El estudio sostiene que para su proyecto se buscó maximizar las estrategias de diseño pasivo y crear espacios que fluyan en todos los sentidos, implementando una sala inundada de luz natural y nivelada con un flujo de aire fresco que ingresa sin problemas en las áreas húmedas y los dormitorios.

Sus componentes de madera, por su parte, brindan la opción de variar el tamaño del espacio en caso sea requerido, haciendo que diversas zonas sean más grandes o más pequeñas, dependiendo de la actividad que se quiera realizar. A ello se suman áreas de loft que crean rincones de escape o incluso más habitaciones.

“Archi + Carbon Positive Houses hará contribuciones significativas dentro de la sociedad, abordando los crecientes niveles de carbono y energía incorporada en la construcción de casas estándar. Estas viviendas darán la oportunidad de adoptar una vida moderna, pues han sido desarrolladas en colaboración con empresas enfocadas en nuevas tecnologías y sensibilidades en el diseño”, afirma ArchiBlox.

En específico, la casa posee una sala, un baño, un dormitorio, cocina/comedor, cuarto de lavandería, gabinetes modulares y terraza acristalada.

El prototipo es replicable y puede ser adaptado a necesidades específicas. En el caso del que se instaló en la ciudad de Melbourne, una terraza interior del mismo ancho de la vivienda se extiende detrás de la fachada acristalada, lo que crea una zona de separación entre el exterior y los espacios de vida.

El primer prototipo se instaló en la ciudad de Melbourne y se espera pueda replicarse en el futuro. Incluye protectores externos que filtran la radiación solar que se produce en verano y se retraen en invierno para mantener la casa más caliente. El diseño plantea la inclusión de tecnologías de control térmico dirigidas a disminuir los costos de calefacción y refrigeración. Su volumen mínimo garantiza un menor uso de energía, pero sin comprometer su funcionalidad, ya que promueve el uso inteligente de los recursos.

 

SUSTENTABILIDAD

La sala fue diseñada con orientación hacia el norte, con la finalidad de crear una bolsa de aire caliente que le ayudará a aislar el interior durante los meses más fríos del invierno, y además porque protegerá los principales espacios de vida a partir de la luz solar durante el verano. ArchiBlox llama a este espacio “el pulmón de la casa”.

Todo el techo está cubierto por plantas herbáceas, ofreciendo una capa de aislamiento. ArchiBlox especifica que la adición de tubos fríos en el suelo es útil para facilitar la ventilación de flujo cruzado, que brinda aire al interior desde el suelo en el lado sur y lo emite en dirección norte, a través de los ventanales.

Los protectores solares externos se utilizan para filtrar la fuerte radiación solar que se produce en verano, y se pueden retraer en invierno para mantener la casa más caliente. En base al clima también se instalaron puertas de vidrio corredizas de piso a techo, que además de crear una interacción visual limpia entre el interior y el exterior, facilita la entrada de luz solar.

El diseño plantea la inclusión de tecnologías de control térmico dirigidas a disminuir los costos de calefacción y refrigeración. Para la climatización geotérmica, se incluyen paredes correderas de cultivo así como techos verdes, que le brindan a la vivienda un mejor aislamiento térmico. El rendimiento mejora aún más gracias al empleo de estructuras herméticas, que conservan una temperatura ideal al interior, independientemente de las condiciones externas.

Las ventanas de termopanel le brindan mayor sustentabilidad al diseño, junto con el uso de energía solar y un sistema para el reciclaje del agua. Por otro lado, su diseño en planta libre promueve la flexibilidad y maximiza la superficie útil.

El hogar contribuye a la salud de sus ocupantes desde su etapa constructiva, en la que se emplearon materiales de calidad procedente de fuentes sostenibles, con acabados libres del compuesto químico formaldehído y de Compuestos Orgánicos Volátiles (COV). Según ArchiBlox, ello crea condiciones saludables no solo para los residentes, sino también para el resto de la comunidad.

COMPACTO Y FUNCIONAL

Al ser el tamaño de la casa relativamente pequeña se garantiza un menor uso de energía. Ello no significa que la funcionalidad del espacio se vea comprometida, por el contrario, promueve un uso inteligente de los recursos.

Durante el diseño se realizó una evaluación de ciclo de vida (Life Cycle Assessment), calculando las emisiones de carbono producidas durante las operaciones de fabricación. La evaluación incluye los cimientos del prototipo, pisos, paredes, techos, acabado interior, acabado externo, servicios y equipamiento básico. Según los resultados medidos la casa postula sin problemas a una calificación de Platino.

En resumen, el fabricante emplea una doble estrategia para lograr el concepto de carbono positivo, en principio reduciendo el empleo de recursos energéticos para su construcción, y produciendo energía durante su periodo de vida. El fabricante asegura que sus beneficios ambientales equivalen a la plantación de 6,095 árboles.

 

Más en revista Proyecta Ed. 37.