Iluminación ecosostenible: Generando luz a partir de las plantas

La escasez de energía eléctrica es un problema que afecta a muchas zonas del país, principalmente a las comunidades de la selva. A raíz de esta situación, un grupo de profesores y alumnos de la Universidad de Ingeniería y Tecnología (UTEC) creó una solución denominada Plantalámpara, que genera electricidad a partir de la fotosíntesis.

El prototipo fue implementado con éxito en la comunidad de Nuevo Saposa, en Ucayali, y constituye una nueva alternativa de iluminación amigable con el medio ambiente.

La más reciente Encuesta Nacional de Hogares realizada por el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) señala que el 42% de zonas rurales de la selva peruana carece de servicios de energía eléctrica, en contraparte a los sectores del mismo tipo en la costa y sierra, que cuentan con el servicio en un 78.5% y 72.4%, respectivamente.

En tanto, el área rural de Ucayali registra la tasa más baja de acceso a la energía eléctrica, según datos del INEI, al punto de que solo el 35.1% de la población puede disponer del servicio. La tendencia es negativa, pues el porcentaje ha ido descendiendo en los últimos años. En el 2012, el 39.7% de esa región tenía acceso, disminuyendo 4.6% dos años después.

NUEVO SAPOSA

En la selva de Ucayali, en los alrededores del río Tachitea, se sitúa la comunidad nativa de Nuevo Saposa. Su población es de aproximadamente 140 habitantes, divididos en 37 familias, pertenecientes a la etnia Shipibo Conibo. El acceso a la zona se produce únicamente por la vía fluvial en un viaje de cinco horas desde la ciudad de Pucallpa.

Si bien esta pequeña comunidad dispone de una amplia variedad de recursos naturales, incluyendo productos maderables, no maderables, hidrobiológicos y una fauna diversa; tiene evidentes carencias de acceso a la energía eléctrica, que se traducen en deficiencias en educación, salud e infraestructura social.

En vista de la situación de Nuevo Saposa, tener acceso a la energía eléctrica permitirá a sus habitantes contar con horas de estudio durante la noche, alumbrado en la comunidad y la posibilidad de realizar sus actividades por más tiempo.

ILUMINANDO LA SELVA

En base a la problemática de Nuevo Saposa, que se observa también en diferentes puntos del país, un equipo de investigadores de la Universidad de Ingeniería y Tecnología (UTEC) desarrolló una serie de prototipos orientados a brindar energía. Como resultado, se obtuvo una propuesta de solución denominada “Plantalámpara”.

La Plantalámpara cumple la función de generar luz a través de una planta. Se trata de una alternativa de solución limpia y autosostenible, pues requiere únicamente del uso adecuado de los recursos naturales de los bosques. Los desarrolladores del dispositivo afirman que este se adapta muy bien a la realidad de las zonas rurales selváticas debido a su sencillez y fácil acceso, además de tratarse de un dispositivo económico.

El profesor Elmer Ramírez, quien dicta cursos de la carrera de Ingeniería de la Energía en la UTEC y que lideró la investigación, explica el procedimiento para obtener las Plantalámparas. En un macetero de madera con un sistema de riego previamente establecido y correctamente protegido, se coloca una planta y tierra. Dentro del mismo irá el sistema generador de energía creado por el equipo, que almacena electrodos capaces de convertir los nutrientes de la planta en energía eléctrica.

El sistema creado por el equipo de la UTEC funciona teniendo como base la energía almacenada que contiene la tierra, producida por los nutrientes y microorganismos que liberan durante su desarrollo, lo que hace posible que se aprovechen los electrones libres y de esa forma alimentar la lámpara.

Las Plantalámparas constituyen un sistema innovador capaz de generar energía alternativa limpia. El proyecto es impulsado a raíz de un problema real, como es la escasez de energía eléctrica en zonas remotas del Perú.

 

FUNCIONALIDAD

Durante el proceso de fotosíntesis de las plantas, se desechan residuos que, al hacer contacto con los microorganismos de la tierra, se descomponen y producen electrones. Estos son capturados a través de electrodos que se encuentran dentro de una grilla, generando así un flujo de corriente.

La energía obtenida es suficiente para encender una lámpara LED, que equivale a una bombilla convencional de 50 Watts aproximadamente. Por su parte, el flujo de corriente es almacenado en una batería que se recarga durante el día. El prototipo desarrollado por la UTEC brinda hasta dos horas de luz por día.

ETAPA DE INVESTIGACIÓN

Como parte de la etapa de investigación, el equipo de docentes y alumnos liderados por Elmer Ramírez tuvo en cuenta tres aspectos fundamentales, referidos a la calidad del suelo del sitio, el agua que utiliza normalmente la comunidad y finalmente las condiciones de las plantas.

Suelo: Es el primer punto de estudio, importante en la investigación ya que es productor de energía en la simbiosis con la planta. En este caso se consideraron parámetros como medición de PH, temperatura, humedad, temperatura ambiente, temperatura de suelo y valores eléctricos (voltaje y amperaje generado en las muestras a tomar).

Agua: El equipo no contaba con datos previos acerca de la calidad del agua en la comunidad. Es por ello que una vez en el lugar se comprobó la carencia de ese elemento y los espacios comunes que comparten con el mismo.

Posteriormente, se ubicó el punto central de abastecimiento y se tomaron muestras, pues se trata de un factor importante al humidificar el vegetal de la Plantalámpara, y de ese modo saber si la calidad de riego afectará de manera ácida o alcalina la calidad del suelo.

Planta: El tipo de planta a elegir debía consistir en una especie común en la zona, que contemple una serie de características como durabilidad, fácil reposición, tamaño manejable, que sea de sombra y tenga raíz de tipo bulbar, rizoma o similar.

RESULTADOS

En la comunidad de Nuevo Saposa se comprobó que el ambiente se encuentra rodeado de mucha vegetación, con variedad de flora. Ello facilitó la creación de una solución de iluminación, que se basó en el correcto aprovechamiento de las bondades propias de la Amazonía, como la tierra y las plantas, en armonía con el medio ambiente y sin llegar a afectar los bosques.

La iniciativa involucra una serie de aspectos como creatividad, investigación, innovación y desarrollo, con una mirada especial al entorno y al medio ambiente. Según el equipo a cargo del proyecto, la Plantalámpara ayudará a que las familias de la zona tengan una mejor calidad de vida, pues esta nueva forma de iluminación ampliará las horas de estudio y de trabajo. Ello aumentará la productividad y comercialización de productos, y mejorará la autosostenibilidad de la población.

El equipo encargado de implementar esta solución estuvo conformado por los profesores Elmer Ramírez, Víctor Freundt y Renzo Giudice; y los alumnos Isabel Mora, Vladimir Carrera, Milton Bozzo, Juan Carlos Barbarán, Lauren Wong, José Avalos, Marcello Barbieri y Angello Vindrola.

 

Más en revista Proyecta Ed. 36.