Estructura mixta prefabricada en madera y hormigón

El gimnasio Hacine Cherifi, diseñado por el estudio francés Tectoniques Architectes se adjudicó el primer lugar en los premios WAN, en la categoría “Wood in Architecture”. El concurso evalúa proyectos que resalten las cualidades de elegancia, naturalidad y versatilidad de la madera en la arquitectura. El edificio comprende 2,500 m2 y pone en valor una estructura mixta de madera y hormigón. Su construcción ha seguido lineamientos de prefabricación avanzada.

Ubicado en la localidad de Rillieux-la-Pape, en la ciudad de Lyon (Francia), el Hacine Cherifi Gymnasium de Tectoniques incluye un pabellón de deportes de usos múltiples y un gimnasio. Parte del mismo es subterráneo y se accede a él desde la parte superior de las graderías para espectadores.

Se compone de una base de concreto, sobre la cual se monta una estructura de vigas en celosía de madera. Las fachadas y cubiertas están formadas por paneles de fardos de paja, y el edificio en conjunto está cubierto con revestimientos verticales Larchwood, manteniéndose deliberadamente neutral, sin pretensiones o artificios.

Se utilizó una paleta de color ligero a fin de crear un ambiente tranquilo y pacífico, asegurando que las instalaciones sean discretas. El único color resaltante es el rojo, expresado en los equipos de gimnasia, y que crea un fuerte contraste con el tono monocromático general del edificio.

WAN Awards

Los WAN Awards, evento organizado por el portal World Architecture News, se ha ido posicionando a lo largo de sus siete ediciones como uno de los certámenes más importantes de su rubro, debido a su jurado conformado por especialistas de renombre internacional, así como el alcance global del sitio web, que permite considerar proyectos de muchos países.

El enfoque de estos premios difiere de los concursos tradicionales, ya que el programa es difundido cada dos meses, asegurando que algo esté pasando a lo largo de todo el año, y además considera propuestas de todo tipo, desde prácticas arquitectónicas hasta grandes proyectos de alcance mundial.

Una de las categorías más destacadas del concurso es la relacionada al uso de la madera. Según el portal de WAN, este material es uno de los más versátiles en el mundo de la construcción, más aún en una coyuntura arquitectónica que prioriza los elementos de sostenibilidad. Al ser un elemento renovable y duradero, inspira hacia nuevas direcciones en el diseño, particularmente en el ámbito de los prefabricados.

La competencia de este año se cerró el 30 de junio, y en octubre se revelaron los finalistas y al ganador, en el marco de la Semana de la Construcción en el Reino Unido. El jurado de esta edición estuvo conformado por Adrian Campbell, director asociado de Arup Associates; James Greaves, socio de Hopkins Architects; Dmitri Jajich, director asociado de Skidmore Owings & Merril; y Mikko Viljakainen, director de Puuinfo.

Los especialistas otorgaron el primer premio a Tectoniques por las características especiales de su proyecto, como la minimización del impacto de su gran volumen, que se produce gracias a que parte del gimnasio es subterráneo y desde el exterior se aprecia la mitad de su altura real. Además, se consideró que los arquitectos han optado por mantener la mayor parte de las estructuras expuestas hacia el interior, lo que aporta a su funcionalidad.

HACINE CHERIFI

El nombre del gimnasio es un homenaje al boxeador francés Hacine Cherifi, nacido en la ciudad de Lyon, que hizo historia en 1998 al ganar el título mundial de peso medio del Consejo Mundial de Boxeo (CMB). No obstante, no se trata de un lugar exclusivo para la práctica del pugilismo, pues cuenta con ambientes y equipos multidisciplinarios.

El recinto se sitúa en la misma manzana que la escuela Paul Chevallier en Rilleux-La-Pape, obra que también fue desarrollada por Tectoniques. En esa zona, todas las locaciones poseen cubiertas plegadas, techos verdes y escalas imponentes. El gimnasio destaca ligeramente entre estos edificios, pero su presencia es al mismo tiempo silenciosa.

Alberga dos salas para deportes y servicios de apoyo en una superficie total de 2,500 m2, con alturas libres al interior de entre 9 m y 12 m. El estudio, como en otros trabajos, pone en valor una estructura mixta de madera y concreto sin falsos acabados, y utiliza componentes prefabricados en gran medida.

El complejo posee una sala de gimnasia de 880 m2, un espacio multiusos de 1,100 m2, así como zonas para acoger al público en general y deportistas. Todos los volúmenes están organizados de una forma simple. Los dos espacios principales se encuentran en torno a un bloque que acomoda todos los servicios de apoyo.

Las gradas cuentan con capacidad para 400 espectadores y se han ubicado sobre la propia pista, abriéndose en la parte posterior hacia la zona de entrada y la cafetería, que puede verse con claridad desde el exterior. En tanto, la fachada acristalada que da a la calle ofrece vistas de la actividad que se realiza en el gimnasio, sin que ello perjudique los eventos deportivos o entrenamientos que ahí se realizan.

El gimnasio Hacine Cherifi Gymnasium de Tectoniques incluye un pabellón de deportes de usos múltiples y un gimnasio. Se compone de una base de concreto, sobre la cual se monta una estructura de vigas en celosía de madera.

 

ESCALA ADAPTADA AL CONTEXTO

Con el objetivo de limitar el impacto de la estructura sobre el área y entorno urbano, los responsables del proyecto implementaron alturas diferentes desde la calle y al interior de la parcela, consiguiendo así integrar el edificio al tejido residencial de la zona.

Esta modalidad, además, facilitó la creación de un acceso por la parte superior en vez de la inferior, que llevaría directamente al espacio deportivo. Para lograrlo, se redujo la altura del gimnasio en la calle unos 6 m.

MEDIADOR URBANO

El edificio se caracteriza por la simplicidad de sus formas y sus fachadas carentes de adornos. Pese a estar adaptado al contexto urbano, logra diferenciarse de las estructuras circundantes debido a que es sobrio, y refleja solidez estabilidad, mientras que las escuelas de la localidad son más fluidas y miméticas.

Ha sido ubicado en la esquina norte de la parcela, entre dos de las principales calles de Rillieux-la-Pape. La entrada principal se encuentra al este, en la calle Salignat, y fija claramente su condición de espacio público con su gran paño acristalado, montado con un volumen en voladizo.

En la parte trasera, hacia el oeste, el edificio es deliberadamente “mudo”, establecido así por la existencia de un programa residencial en construcción. Hacia el sur se pueden ver las escuelas, frente a una calle peatonal que proporciona el acceso.

Destaca el uso de sombras a fin de crear un ambiente de calma, una atmósfera pacífica que asegura le discreción de las instalaciones. El suelo es de color beige y los muros están realizados con madera coloreada, mientras que las luces y calefacción aportan sensatez al proyecto. El único color que sobresale es el rojo de los equipamientos de gimnasia, que produce un fuerte contraste con el fondo neutro.

Las dos salas para deportes y servicios ocupan una superficie de 2,500 m2, con alturas libres al interior de entre 9 m y 12 m. Se ha puesto en valor una estructura mixta de madera y concreto sin falsos acabados, y utiliza componentes prefabricados en gran medida.

MADERA Y PAJA

El sistema constructivo empleado por Tectoniques es inteligible y visible. Los muros de concreto vistos al natural hacen notoria la altura de la sección semienterrada del edificio en el interior. Sobre estos muros, se colocaron estructuras de madera. La más importante de ellas está resuelta con una serie de pórticos, fabricados con madera laminada en vigas y soportes con luces de 34 m cada 5.8 m.

Para facilitar el transporte de las vigas, éstas fueron construidas en dos partes y después unidas y atornilladas in situ, utilizando para ello conexiones metálicas. Elevar estas vigas hacia su posición adecuada significó un punto de inflexión dentro de proceso constructivo, según manifiestan los arquitectos a cargo.

Los 2,000 m2 que forman la fachada exterior están prefabricados en módulos, que fueron unidos utilizando un sistema de aislamiento exterior en torno a la estructura. Desde el interior, el sistema se compone de paneles de contrachapado de abeto sobre batientes de paneles OSB, que constituyen la base de los módulos.

Con estos elementos se forman estructuras tipo sándwich de 36 cm de ancho, que son rellenadas con paja y se les añade un panel ignífugo de 40 mm, así como la impermeabilización y el revestimiento tricapa de madera de abeto Douglas, propio de la zona. Así, se forman tableros en las dos primeras capas y tejuela en la última. El material obtenido se fija mediante clavado.

Las vigas se colocaron de forma alternativa por encima y por debajo de la altura de las columnas. El sistema crea una serie de líneas transversales, lo que proporciona iluminación suficiente evitando el deslumbramiento.

 

FICHA TÉCNICA

Cliente: Ayuntamiento de Rillieux-la-Pape. Gestión del Proyecto: Tectoniques Architectes. Estructura de Madera: Arborescence. Estudio ambiental: Inddigo. Estructura de concreto: Somival. Economistas: Tectoniques Ingénieurs Programación, supervisión y coordinación: Arc Edificio de Control: Veritas Seguridad: Socotec Paisaje: Itinéraire Bis. Obras externas: Charrin Trabajo Carcass: Valentin Enmarcado y revestimiento: Lifteam Techos y sellado: Projisol Carpintería exterior: Chosset & Luchessa Carpintería interior: Toutbois Tabiques, revestimientos y pintura: Nebihu, Suelos blandos: Sols réalistation Tendido y cerámica: Fontaine. Artículo elaborado en colaboración con Tectoniques Architectes.

Más en revista Proyecta Ed. 35.