Javier Hundskopf: “La Ventanilla Única de Turismo acabaría con trabas para proyectos hoteleros”

Presidente de la Asociación Peruana de Hoteles, Restaurantes y Afines (Ahora), Javier Hundskopf Exebio Presidente de la Asociación Peruana de Hoteles, Restaurantes y Afines (Ahora), Javier Hundskopf Exebio

El sector hotelero vive una realidad auspiciosa, con inversiones en curso e iniciativas interesantes de cara al futuro, que van de la mano con un constante crecimiento en el sector turístico. Además, los inconvenientes que ocasionan las trabas burocráticas podrían superarse en los próximos meses, gracias a la implementación de la Ventanilla Única de Turismo, que facilitará los trámites en ese sector. Al respecto, conversamos con el titular de la Asociación Peruana de Hoteles, Restaurantes y Afines (Ahora), Javier Hundskopf.

¿Cuál es su impresión acerca de la realidad del sector hotelero en el país? En una presentación realizada en noviembre del año pasado, la ministra de Comercio Exterior y Turismo, Magali Silva, mencionó que existe un gran faltante en cuanto a infraestructuras de hoteles de cuatro y cinco estrellas. Sin embargo, actualmente, hay más o menos 1,800 millones de dólares invertidos en proyectos hoteleros que se encuentran en marcha, y se proyecta alcanzar los 3,000 millones de dólares para los próximos cinco años. Por ello, consideramos que el sector hotelero se encuentra en un buen momento y hay expectativas de crecimiento, algo que irá en paralelo con el sector turístico. En ese contexto, alrededor del 30 por ciento de las inversiones son capital peruano, mientras que el 70 por ciento proviene del gran interés de las cadenas internacionales por iniciar operaciones en el país.

Existe una iniciativa orientada a reducir las trabas burocráticas en las inversiones hoteleras, ¿de qué se trata? Así es. El Gobierno está trabajando en la creación de una Ventanilla Única de Turismo, que entraría en vigencia a partir de agosto. Este proyecto se ha venido preparando desde hace varios meses con mucho entusiasmo y facilitará todos los trámites para inversiones. Básicamente, su objetivo central es eliminar o disminuir todo tipo de trabas burocráticas. En otras palabras, es un facilitador de inversiones.

Sin este mecanismo, ¿cuánto tiempo le toma a un empresario obtener todos los permisos y licencias para iniciar un proyecto? Varía mucho dependiendo de la ubicación, de la región y administración. Cada municipalidad lleva su ritmo y tienen su propio TUPA (Texto Único de Procesos Administrativos). Si me atreviera a lanzar un promedio de lo que demora un trámite para obtener la licencia final de construcción, podría decir que son 260 días como mínimo. Con la ventanilla esto podría agilizarse mucho, obteniendo los permisos necesarios en un plazo de entre 90 y 120 días, independientemente de la zona del país en que se encuentre, puesto que tendrá alcance a nivel nacional.

¿A cuánto ascienden las inversiones que se encuentran en espera debido a las trabas burocráticas? A la fecha, hay aproximadamente 80 inversiones hoteleras en espera con Indecopi, incluyendo proyectos de siete cadenas hoteleras, que en conjunto suman hasta 2,000 millones de dólares.

OBSERVACIONES

Y, ¿cuál es el problema con ellos? El problema es que se plantean demasiadas observaciones a los proyectos. Es como si existiera un problema con la modernidad y prosperidad. Se espera, por ejemplo, que inicien las obras del Four Seasons Hotel en el ex cuartel General San Martín, en Miraflores, entre otros proyectos. Si bien no se trata de un proyecto hotelero, un claro ejemplo de esta situación es el estacionamiento público de Miraflores, que comenzó a hacerse con calicatas para descartar la existencia de restos arqueológicos. Esto se hizo en enero de 2014. Ha pasado más de un año y hasta ahora no han iniciado las obras. Eso ejemplifica muy bien lo que ocasionan las trabas burocráticas.

¿Cree que esto representa una amenaza para las inversiones? Definitivamente. Las demoras son un disuasivo enorme. Un país como el Perú, que quiere atraer inversionistas extranjeros, lo que debería hacer es facilitar todos los requisitos, generando un clima propicio para generar confianza. Ese es un tema pendiente por mejorar.

¿Cuáles son las cadenas con mayor presencia en el país y qué proyectos están en marcha? Existen muchas y de diversos países. Puedo destacar, por ejemplo, a Accor, de Francia; o Starwood, de Estados Unidos. Cada una maneja entre cinco y seis marcas. También puedo mencionar a NH Hoteles, Eurostar, Atom, Marriott y Meliá, que sigue a flote pese a ciertas dificultades jurídicas. Hay varios hoteles que se encuentran en proyecto y otros que están en plena ampliación. El Courtyard de Marriott está próximo a inaugurarse y, próximamente, incursionará con proyectos en Surco y San Isidro. Meliá tendrá un hotel Windham de lujo y NH Hoteles también prepara un proyecto en Miraflores, que se suman al Hotel Hyatt de Larcomar.

¿Inversiones peruanas? Tenemos el HSA Exclusive y Casandina que vienen extendiendo su capacidad hotelera. A ello se suma la incursión de Inkaterra y Accor en el norte; y Tierra Viva junto con Mountain Lodge of Perú en el sur del país.

CRECIMIENTO

El sector turístico va de la mano con el hotelero, ¿cuál es la realidad de este rubro y qué expectativas existe a futuro? El turismo se encuentra en auge a nivel mundial desde hace ya algunos años, lo que se evidencia en nuestro país gracias a los grandes atractivos que posee. Por ejemplo, acabamos de participar en un encuentro binacional con España, donde nos informaron que la recepción de turistas en ese país llegó a los 65 millones el año pasado, lo que representa un récord. En nuestro caso, esperamos poder superar en poco tiempo los tres millones de turistas actuales. Sabemos que el Perú posee múltiples riquezas, pero es necesario también mejorar la conectividad. Concentramos prácticamente todos los microclimas y contamos con numerosos atractivos naturales, culturales, arqueológicos y gastronómicos, que hacen posible que seamos optimistas de cara al futuro.

¿Cree que el país, en términos de infraestructura, tenga la capacidad para albergar este crecimiento? Por supuesto. Nosotros podríamos duplicar o triplicar las cifras en turismo al 2021, año del bicentenario, sin que exista ningún problema de por medio, ya que a los proyectos actuales se suma el desarrollo existente a nivel regional. En las provincias hay mucho entusiasmo, pues se están desarrollando circuitos turísticos y se está diversificando la oferta.

¿Los grandes eventos internacionales que se realizan en el país representan oportunidades de desarrollo para el sector? Creo que sí. Solo el año pasado se desarrollaron 64 eventos grandes en el país y se prevé la realización de unos 95 para este año. El más importante será la Junta de Gobierno del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM), en octubre. Este evento prácticamente ha cerrado toda la hotelería limeña para octubre, pues se espera la llegada de unas 10 mil personas, entre representantes y periodistas. Tendremos la Cumbre de APEC 2016, los Juegos Panamericanos Lima 2019, entre otros, que seguramente exigirán al máximo a la industria hotelera. Ante ello, confiamos en que se puedan dar las condiciones adecuadas para concretar los proyectos en curso, y así aprovechar estas oportunidades de crecimiento.

¿Qué función cumple Ahora como asociación dentro del sector hotelero? Nuestra asociación trabaja de forma descentralizada, ya que tiene presencia en todo el país. Velamos por el desarrollo del sector hotelero, así como el gastronómico y el sector afines, que incluye locales como casinos, tragamonedas, clubes sociales o entidades educativas relacionadas al turismo. Nuestra intención es promover la asociatividad. Es decir, entender que asociados lo podemos todo, y separados o aislados se hará más difícil. De esa forma proponemos iniciativas a favor de nuestro sector.

Entre nuestros objetivos, está el de propiciar la unión entre las empresas que agrupamos, generando un entendimiento permanente con las entidades públicas. También fortalecemos las relaciones entre empresarios y trabajadores, con el objetivo de propiciar una imagen positiva para todas las compañías.

¿De qué manera se cumplen estos objetivos? Para cumplir estos objetivos nosotros seguimos una serie de caminos que incluyen, por ejemplo, la representación legal a los asociados en temas de interés general, siempre que estén vinculados a su actividad empresarial. También ayudamos a efectuar gestiones ante organismos públicos, creamos sistemas de información y difusión, asistencia y patrocinio, mantenemos relaciones con instituciones extranjeras, entre otras iniciativas.