New York Burger: Como en la Gran Manzana

El estudio 6+ Arquitectos es responsable del diseño del New York Burger, un restaurante temático ubicado en el concurrido Óvalo Gutiérrez de Miraflores. Cuyas instalaciones hacen referencia a la ciudad estadounidense, desde el clásico taxi amarillo ubicado en la terraza, hasta los letreros luminosos del Times Square que disparan sus luces día y noche.

 

El restaurante consta de una variada carta en la que destacan diferentes tipos de hamburguesas. La arquitectura de interiores entrelaza una decoración elegante combinada con conceptos potentes y llenos de energía, y busca que sus visitantes se trasladen por unos instantes a la Gran Manzana, gracias a la atmósfera que genera con los elementos representativos de esa ciudad.

 

Instalaciones del New York Burger. Destacan los paneles retroiluminados, pantallas LED, los techos con perforaciones orgánicas, empapelado, el ladrillo rococho y detalles cinematográficos alegóricos a la Gran Manzana.

La distribución del local fue planteada para que los clientes perciban un contenido específico durante el recorrido espacial, gracias a una propuesta de hitos estratégicos a lo largo del restaurante. En el comedor principal se encuentran unos grandes boxes enchapados en ladrillo cerámico y bordeado con acero estriado, los cuales son aminados con proyecciones de la ciudad de Nueva York, generando la sensación de vagones de metro.

Perimetralmente, se desarrolló una composición de paneles retroiluminados en distintos tipos de relieve con obras de Broadway, pantallas LED interactivas y una distintiva banda informativa LED que transmite mensajes de forma constante.

Los techos fueron trabajados como un elemento especial en cada zona. En los espacios de recepción y tránsito se buscó tener una mayor altura que en los espacios intermedios, que son bajos y trabajados con madera. Son, además, representados por perforaciones orgánicas, que fueron colocadas de manera natural para romper con las líneas rectas, acompañadas por una iluminación indirecta. En los techos altos, se trabajaron cornisas clásicas acompañadas de un empapelado especial de rascacielos neoyorquino.

 

Escalera decorada con referencia a la estación de metro, lavatorio con vitrinas gráficas y una réplica del taxi amarillo neoyorquino en la terraza del local.

La zona del bar fue trabajada siguiendo un concepto más informal y deportivo. Para lograr ese efecto, se introdujo el elemento del ladrillo rococho, así como una decoración muy puntual que refleja ámbitos deportivos, complementando esta idea con pantallas LCD interactivas.

A estos espacios, se suma a esta zona de New York Burger un gran sofá clásico color fucsia, con más de 6 m de largo, que funciona como enfoque visual y elemento decorativo muy particular.

A su vez, los servicios higiénicos fueron trabajados en tonos grises y acentuados con amarillos en lugares específicos. El lavatorio fue diseñado para que el agua caiga sobre una vitrina, cuyo diseño incluye posters cinematográficos. En este espacio, los personajes claves son Marilyn Monroe y Elvis Presley.

Los especialistas del estudio 6+ Arquitectos destacan que la intención de su proyecto New York Burger es producir una sensación de viaje con mucho contenido, dirigida a aquellos que buscan comida acompañada de una experiencia sensorial.

Los arquitectos a cargo del proyecto fueron Alonso Briceño, Paloma Valerga y Patricia Salaverry. El New York Burger comprende un área total de 600 m2 y un área techada de 450 m2. Contó con la participación de la ingeniera Fiorella Baquerizo para el aspecto sanitario y el ingeniero Jaime Alca para la parte de electricidad.

Publicado en Ed. 32 revista Proyecta. Lima-Perú.