Coexistiendo con la naturaleza

La más reciente edición de CasaCor fue escenario del proyecto Conexión Bosque, a cargo del arquitecto colombiano Juan Sebastián Rico en representación de la organización Forest Stewardship Council (FSC®). Se trata de un espacio interactivo que consta de cinco cápsulas de madera que rodean un pequeño jardín, del cual emerge un cono de madera, que representa de modo metafórico nuestra coexistencia con la naturaleza.

Creado a raíz del deseo de generar una conexión de las personas con la naturaleza de forma visual y sonora, el proyecto Conexión Bosque representa un ambiente que relaciona a las personas con la madera a través de sus sentidos. A su vez, relaciona el factor tecnológico con el concepto de conservación ambiental, llevando al espectador al bosque de forma imaginaria.

Generando conciencia. El responsable del proyecto, Juan Sebastián Rico, nos cuenta que el jardín circular situado en medio de la muestra representa la naturaleza, mientras que el cono que surge de su interior simboliza la madera que emerge de ella.

Las cinco cápsulas de madera colocadas alrededor son pequeños recintos acústicos, que al ser ocupados activan una serie de sensores de luz y sonido que cautivan al visitante.

La idea central es representar la naturaleza y la madera que surge de ella, a fin de concientizar al público acerca de la importancia de su conservación.

 

Consultado sobre la fuente de inspiración del proyecto, señala que el tema principal del pabellón es la coexistencia de los seres humanos con la naturaleza. “Todos nuestros esfuerzos deben girar en torno a su preservación para así poder seguir recibiendo sus frutos”, asegura.

Mobiliario. El arquitecto y diseñador industrial diseñó, por encargo del FSC, un pabellón que empleara diversos tipos de madera con fuentes sostenibles. De ese modo, creó una estructura de listones de pino radiata, con paneles de triplay fenólico acabados con cera de colores para exteriores, mientras que para el cono central empleó cachimbo rojo.

“Primero se cortaron los listones con los ángulos especificados para poder armar la estructura, luego se le dio acabado a los paneles para después fijarlos a la estructura armada. El cono central fue hecho en torno. El diseño se optimizó estandarizando dimensiones y ángulos para hacer la producción más eficiente. Toda la fabricación fue hecha con procesos industriales comunes y es de fácil industrialización”, detalla Rico.

Valor simbólico. La funcionalidad del pabellón está ligada a la recepción y disfrute por parte de los mismos visitantes, señala Rico. Es una instalación primordialmente simbólica, cuya función principal es la de “comunicar el valor infinito de la naturaleza y más específicamente de los bosques en nuestra existencia, al generar una experiencia sensorial que sea aprehendida y recordada”.

La instalación muestra los diferentes tipos de uso que los visitantes pueden darle. Puede ser un espacio de lectura, de interacción o de reflexión. Armado. Se emplearon listones de pino radiata, con paneles de triplay fenólico.

 

Madera certificada, garantía ambiental. Para la gerente general de FSC Perú, Alba Solís, resulta fundamental el empleo de madera certificada, ya que garantiza que las áreas donde se originaron han sido gestionadas con prácticas ambientales orientadas a la conservación del bosque y el cuidado de la biodiversidad. Además, asegura que se han respetado los derechos de las familias indígenas y locales que viven de estos recursos.

“El sector de construcción y diseño hace uso de la madera como un material importante en sus emprendimientos, por lo que deben ser parte de un consumo responsable de la misma y que puedan, a su vez, cumplir con sus requerimientos”, sostiene.

Conexión Bosque. “Conexión Bosque” fue exhibido en el Patio de Encuentro, un área dedicada a la creatividad e innovación de los arquitectos. Todos los insumos utilizados provienen de áreas certificadas por el FSC.

Publicado en revista Proyecta Ed. 44