Analizan el nopal como aditivo para materiales de construcción

Investigadores del Instituto Mexicano del Transporte (IMT) y de la Universidad Marista de Querétaro, trabajan en un proyecto en el que se analizan las propiedades del nopal (planta de la tuna) para mejorar la durabilidad de materiales como el cemento, morteros y concretos.

El proyecto, según el investigador del IMT, Andrés Torres, busca contribuir en la sustentabilidad de la industria de los materiales de construcción, en particular en fábricas de cemento y siderúrgicas, señaladas por sus altas emisiones de dióxido de carbono.

En tanto, la investigadora de la Universidad Marista de Querétaro, Alejandra Díaz, expuso que la iniciativa también pretende identificar las propiedades del nopal, tanto deshidratado como en forma coloide (baba) o mucílago, para esclarecer sus contribuciones en la mejora de materiales. Torres refirió que los estudios arrojaron que añadir nopal y sábila deshidratados disminuye la trabajabilidad de pastas y morteros debido a que coagulan parte del agua que se mezcla para elaborar estos materiales, aunado a que su resistencia aumenta con el paso del tiempo.

Además, se observó que las adiciones de nopal deshidratado funcionan como un inhibidor de la corrosión del acero, aunado a que previene la formación de picaduras en soluciones alcalinas. En cuanto a materiales a base cemento se concluyó que las adiciones del mucílago de nopal mejoraron la durabilidad del mortero al disminuir el transporte de agua dentro del material y aumentaron su resistencia. En cuanto a los procesos electroquímicos del acero embebido en el mortero, el material orgánico generó una disminución en las grietas generadas por el tiempo y la degradación del acero. “Lo que se busca es detonar la producción de nopal y mejorar su calidad utilizando la biotecnología”, agregó la investigadora.