Parque Metropolitano del Cusco: Ideas para un espacio de 120 hectáreas

La propuesta preliminar “Parque Metropolitano del Cusco”, desarrollada por el arquitecto Fredy Vizcarra, consiste en un conjunto de ideas de acciones a realizar en las más de 120 hectáreas ocupadas actualmente por el Aeropuerto Internacional Alejandro Velasco Astete (AIVA), pero que quedarán en desuso cuando inicien las operaciones del Aeropuerto Internacional de Chinchero.

Durante las últimas décadas la ubicación del Aeropuerto Internacional Alejandro Velasco Astete ha representado una fuerte condicionante para el desarrollo urbano de la provincia de Cusco.

Sin embargo, la reciente disposición estatal para la ejecución del proyecto del Aeropuerto Internacional de Chinchero en el distrito del mismo nombre, representa para la Municipalidad Provincial de Cusco y todos los gobiernos involucrados, una gran oportunidad para reestructurar significativamente su territorio.

Bajo esta perspectiva, la Subgerencia de Ordenamiento Territorial de la Municipalidad Provincial del Cusco, quiere estar presente en el tema de intervención de las más de 120 hectáreas y presenta un proyecto amigable y dirigida a todo el público.

Para la concepción de esta idea, se toma en consideración dos problemas importantes que presenta la ciudad. En primer lugar, se parte por entender que la disponibilidad de áreas verdes en los centros urbanos ya es una preocupación mundial. Dada la importancia de estas áreas para la calidad de vida de la población urbana, el Ministerio de Salud recomienda un mínimo de 8 m² de área verde por habitante. La provincia del Cusco posee un índice aproximado de 2.50 m², por este motivo es fundamental resguardar y en este caso ofrecer áreas verdes para el bien ambiental de la ciudad.

En segundo lugar, el déficit y calidad de equipamiento urbano de distinto tipo, sumado a las aspiraciones de una futura ciudad metropolitana, sugieren la inserción de nuevos servicios de altos estándares de calidad, fuera del Centro Histórico.

Ambas consideraciones ya han sido tomadas en cuenta en el aprobado Plan de Desarrollo Urbano de la Provincia del Cusco 2013-2023, el cual dispone que una vez reubicado el aeropuerto, en el área vacante se desarrolle un plan específico que prevea un parque metropolitano complementado con equipamiento urbano.

CONCEPTO

Un modelo que busca recuperar la memoria del paisaje natural de la región. Un gran pulmón para la ciudad, un gran parque en el que, además de promover la biodiversidad local y el rescate de especies vegetales propias del valle, se promueva la mixticidad de usos dentro de un marco respetuoso del medio ambiente.

La propuesta consiste en establecer un nuevo modelo urbano que considere nuevas posibilidades de desarrollo, incorporando nuevas actividades, nuevas inversiones, todas acorde a marcar un nuevo estándar en el desarrollo urbano-arquitectónico de la ciudad, y así posicionar al Cusco como una ciudad competitiva a nivel incluso internacional.

Una pieza de ciudad ecológica en una zona estratégica de desarrollo, cuya variedad de programas formen un ecosistema no sólo natural sino también urbano. En ese sentido, bajo conceptos de ecourbanismo, la zonificación, la disposición del equipamiento, los espacios públicos, así como la disposición de las fachadas, deberían obedecer también a criterios de este orden. Se presenta entonces una ocasión extraordinaria para plantear un nuevo modo de convivencia armónica entre naturaleza (el gran bosque), ciudad (lo ya existente) e infraestructuras (nuevas construcciones). Este proyecto se desarrollaría bajo las siguientes estrategias.

Imagen conceptual de la propuesta: Vista del parque y del desarrollo de la infraestructura a lo largo del terreno. Relación de la horizontalidad y verticalidad. Organización del área libre. Organización del equipamiento. 

 

AMBIENTAL

En la estrategia de desarrollo del Parque, resaltan dos ejes fundamentales. Primero es el verde, la propuesta busca potenciar la diversidad de algunas especies vegetales y animales de la región, mediante la integración de la naturaleza en lo ya existente. Además, este gran parque sería el corazón de toda una red de corredores ecológicos de la futura ciudad metropolitana.

Segundo, el río. Se considera un plan de saneamiento del río Huatanay que incluya la limpieza de aguas a distintas escalas, acompañados de un intenso plan educativo a toda la población.

Por otra parte, es necesario reestructurar el cauce del río debido a que actualmente supone una amenaza ciudadana tanto por sus deficiencias sanitarias como por su propensión a crecidas destructivas, especialmente en la parte oriental del aeropuerto, en la que presenta un forzado ángulo antinatural. En ese sentido, se podría generar también algunos cuerpos de agua a lo largo de todo el gran bosque.

MODELOS DE OCUPACIÓN

Plan de masas. Cusco ha crecido ocupando sus espacios naturales y disminuyendo radicalmente su superficie libre. En la propuesta crecer no significa ocupar, sino ordenar los requerimientos con una adecuada relación entre el área libre y las infraestructuras. En ese sentido, bajo la condición de ocupar la menor superficie posible, la infraestructura necesaria (masa) ocuparía aproximadamente el 8 % de todo el terreno, mientras que el área libre (vacío) se constituiría en 119 Ha. equivalente al 92 %.

Equipamiento. Con el fin de lograr la sostenibilidad (en todas sus dimensiones) de las más de 120 hectáreas, se propone albergar, estratégicamente, equipamiento urbano. Para este fin se liberaría suelo mediante crecimiento en altura, manteniendo un porcentaje de área verde intocable a lo largo del tiempo, que sería de 103 Ha. que representan aproximadamente el 80 % de todo el terreno.

Además, la idea es transformar la identidad de los edificios, diseñados hasta ahora como recintos cerrados. Estas nuevas construcciones se integrarían al gran bosque utilizando conceptos de transparencia y permeabilidad, buscando en todo momento el disfrute de todo el paisaje natural.

Planes específicos. El parque metropolitano, por su ubicación estratégica, es un espacio idóneo para optimizar de sobremanera el uso del suelo de los sectores aledaños.

En ese sentido, se debería aprovechar el incentivo que el parque mismo representa para los inversionistas y así obtener plusvalías para su construcción y mantenimiento, abriéndose la posibilidad de generar nuevos modelos de desarrollo económicos e inmobiliarios, debidamente planificados y controlados.

Estos nuevos modelos, posiblemente densos, compactos, y mixtos en usos, contribuirían a la consolidación del parque metropolitano como un espacio vivo no sólo natural, sino también social, aprovechando el recaudo de impuestos que pueden ser utilizados para el mejoramiento de los servicios de estas nuevas zonas y para el mantenimiento del propio parque.

En este caso, la intervención pública consistiría en proponer nuevos usos y densidades, y mejorar la vialidad y los servicios; mientras que la intervención privada consistiría en desarrollar nuevas actividades rentables acorde a determinadas normativas. Esta sinergia apuntaría a generar procesos de renovación urbana con estándares de calidad únicos en la ciudad como motores de desarrollo urbano en toda la ciudad.

La vegetación del bosque se encuentra articulada a las funciones comerciales. Se observan espacios de uso común destinados a grandes terrazas, generalmente con vista al bosque. 

 

MOVILIDAD Y ESPACIOS PÚBLICOS

La presencia del aeropuerto ha empeorado el funcionamiento de la ciudad, generando discontinuidad y disfuncionalidad en el sistema de movilidad. Por ello, el desarrollo del parque metropolitano como un espacio de integración, permitiría abordar de manera integral el problema de la movilidad este-oeste a lo largo de los 4 km lineales de esta gran parte de la ciudad.

Se establece entonces un nuevo patrón de interconexión, reconociendo con gusto que hay un cambio de paradigma que se impone de manera inevitable: la ciudad ya no es para los autos, es para las bicicletas, para las personas. En este sentido, cuatro calles vehiculares cruzarían transversalmente el terreno, pero de manera subterránea.

Es ahí donde la propuesta considera que al evitar el automóvil en todo el terreno, se crearía una serie de microcosmos peatonales en todos los espacios públicos y la naturaleza. Desde esta nueva perspectiva, sobre un gran tapiz verde, la gente podría caminar por distintos sentidos, jugar abierta y libremente en un espacio más natural, más libre a distintos usos.

POSIBLE PROGRAMA

Partiendo por reconocer toda la problemática que aborda al Cusco y, tomando en cuenta la ubicación estratégica del espacio en mención, se presenta un programa tentativo orientado a satisfacer las demandas de la ciudad y a posicionar a Cusco a nivel internacional.

Zona institucional. Con la finalidad de descongestionar el Centro Histórico, se abre la posibilidad de trasladar la sede del municipio provincial, siendo posible también dar lugar a las sedes de los municipios distritales de San Sebastián y Wanchaq.

Asimismo, se plantea la inclusión de entidades públicas y privadas para así generar en el corazón del gran bosque, un gran Centro Institucional que ofrezca integración de servicios con diversos usos complementarios, todo en beneficio del poblador cusqueño.

Zona cultural. Cusco, con sus muchos títulos honoríficos que presenta, necesita infraestructura cultural acorde a necesidades contemporáneas.

Así, y entendiendo que el equipamiento cultural es una categoría que abarca también actividades relacionadas al fomento de la vida asociativa, ocio y esparcimiento en general, es que se considera la inclusión de un museo central, un centro de interpretación, un anfiteatro, un acuario, un planetario, un teatro, patios de comidas, zonas de actividades múltiples, entre otras. Para este fin, se pretende conservar la infraestructura del actual aeropuerto para cubrir parte de este programa.

Zona comercial. La ciudad necesita la inyección de nuevas economías. Un mínimo porcentaje del terreno podría ser destinado a la inserción de un nuevo tipo de comercio que ayude a financiar el mantenimiento del parque y renueve el espacio lucrativo que se tiene en toda la Vía Expresa.

Éste, trabajado bajo un determinado tipo de parámetros, se ubicaría hacia dicha vía, frente al futuro núcleo económico de la metrópoli del Cusco.

Publicado en revista Proyecta Ed. 41.