Desarrollo industrial en Chilca

A la altura del Km 60 de la Panamericana Sur, en el distrito de Chilca, se construye el nuevo Centro Industrial La Chutana. Con una superficie de 525 hectáreas, similar a la del distrito de Pueblo Libre, el proyecto busca trasladar las industrias circunscritas en el área urbana de Lima en el largo plazo, a fin de que éstas sean más eficientes y tengan una logística adecuada.

El nuevo centro industrial es una iniciativa desarrollada por Inmobiliaria La Chutana S.A.C, empresa de capitales peruanos. Su administrador general, Carlos Palacios, comenta que desde hace algunos años se advirtió la necesidad de expandir actividades como textiles, metal mecánica, entre otras, hacia terrenos más adecuados fuera del entorno ciudadano.

“En los últimos años se ha puesto mucho énfasis en el desarrollo inmobiliario residencial, más no en el industrial. Un país que crece a una tasa promedio de cinco por ciento anual necesita duplicar su capacidad instalada, pero poco se ha hecho en ese terreno. En consecuencia se generan sobrecostos, valores altos por metro cuadrado, tráfico y logística inadecuada”, sostiene.

Esta limitación geográfica afecta tanto la vida de los habitantes como el desempeño de las compañías industriales. Y lo natural es que se exija la salida de estas últimas, como ha sucedido en otros países como Brasil, Argentina y Chile.

Palacios detalla que de las 526 hectáreas, dos lotes pertenecen a dos empresas independientes, por lo que quedan disponibles un total de 496 hectáreas. Éstas se dividen en 147 lotes industriales que van desde los 2,500 m2 hasta los 150,000 m2 para venta o alquiler. Hasta el momento se ha invertido aproximadamente US$ 45 millones en la construcción del centro industrial, y se espera que cuando entre en operación atraiga más de US$ 1,000 millones de inversión en infraestructura y equipos.

De las 526 hectáreas, dos lotes pertenecen a dos empresas independientes , por lo que quedan disponibles un total de 496 hectáreas. Éstas se dividen en 147 lotes industriales que van desde los 2,500 m2 hasta los 150,000 m2. Hasta el momento se ha invertido aproximadamente US$ 45 millones en su construcción.

 

El concepto del Centro Industrial La Chutana integra características como instalaciones sanitarias, eléctricas y de comunicaciones. Además, agrupará a los industriales en una Junta de Propietarios a fin de diluir los costos de operación y mejorar la capacidad de negociación con proveedores, gracias al beneficio de las economías de escala de la asociación.

El proyecto cuenta con Zonificación Comercial, Industrial 2 e Industrial 4, mediante Ordenanza N° 030-2011 MPC, Zona Comercial de 20,000 m2, oficinas administrativas, salas de usos múltiples, vías internas pavimentadas, vías principales según el reglamento, red de alumbrado público, áreas verdes con riego tecnificado, red de agua y desagüe, red eléctrica media tensión, planta de tratamiento de descargas, red de comunicaciones y Estudio de Impacto Ambiental (EIA) aprobado.

La gestión del proyecto de construcción del Centro Industrial La Chutana estuvo a cargo de Sigral S.A., mientras que la especialista en desarrollo urbano María Elena Patiño fue responsable del planeamiento integral del complejo,

NUEVO POLO DE DESARROLLO

En la actualidad, el 60% de energía eléctrica a base de gas en el país se produce en Chilca, debido a las cinco centrales termoeléctricas ubicadas en la zona, que tienen un buen potencial de desarrollo. El distrito cuenta con áreas extensas donde la actividad agrícola es mínima, a lo que se suma un fácil acceso desde Lima a través de la Panamericana Norte.

Estos aspectos hacen posible considerar a Chilca como un nuevo polo de desarrollo industrial, indica el administrador general de La Chutana. “Las termoeléctricas son excedentarias de agua. Ahí tenemos una fuente importante. Pero además la Autoridad Nacional del Agua (ANA) está desarrollando un proyecto en el acuífero de Chilca a fin de repotenciarlo”, agrega.

PTAR

El proyecto La Chutana contempla la implementación de una Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR), con la que se espera ahorrar unos 2,300 m3 de agua al día, lo que equivale a 2.3 millones de litros, que servirán en primera instancia para regar 35 hectáreas de zonas no programadas o eriazas dentro del complejo. La iniciativa ha demandado una inversión de US$ 3.5 millones.

“La industria moderna debe privilegiar el concepto de reutilización de todo tipo de desechos por un efecto medioambiental y de costos. Siendo el agua un elemento sumamente importante, el concepto de hacer la PTAR se basa en la reutilización de los efluentes líquidos y sólidos que serán generados en el centro industrial”, señala Carlos Palacios y agrega que la reutilización del líquido con fines de riego se realizará en el corto plazo, pero se espera para más adelante poder utilizar las aguas servidas con fines industriales.

El administrador de La Chutana detalla que la PTAR contempla un sistema de control que se ubicará en la zona de desagüe de cada industria, que se encargará de monitorear si el efluente generado está dentro de los parámetros establecidos. En caso sobrepase los mismos, se bloqueará el efluente para que sea reprocesado. La medida favorecerá a los industriales puesto que se priorizará el medio ambiente disminuyendo la contaminación.

Más en revista Proyecta Ed. 34.

 

Bookmark and Share